Ubicación: Entre Cambrils i Montbrió del Camp (Tarragona).

Construido en 1881, el Parque Samá en Cambrils es un magnífico jardín botánico de 14 hectáreas que alberga más de 1.500 especies de plantas y animales. Es considerado uno de los mejores ejemplos de jardinería romántica en España y fue diseñado como residencia de verano para la familia Samá, marqueses de Marianao. El jardín, catalogado como Bien de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico, forma parte del Itinerario Europeo de Jardines Históricos.

Ofrece una variedad de espacios para disfrutar y interactuar con su rica vegetación y una creciente colección zoológica que incluye ciervos, pavos reales, guacamayos, faisanes, patos, tortugas y erizos. También cuenta con una zona de pícnic.

Salvador Samá i Torrents, impulsor del parque, integró elementos exóticos inspirados en las colonias de sus ancestros, fusionando aventura, viajes y piezas traídas de lugares como Cuba, Inglaterra, Francia o China. El parque también refleja la influencia del modernismo catalán y la huella del arquitecto Josep Fontserè, destacando por su enfoque asimétrico y romántico.

Visitar el parque es una buena opción para hacer con niños en un viaje por Tarragona. Las diversas especies de animales, los diferentes espacios, la zona de pícnic, hacen de Parc Samá un lugar ideal para familias. El parque se puede visitar tranquilamente en un par de horas. Aquí podréis consultar un mapa del parque.

Las zonas principales del parque son las siguientes.

Al entrar, si nos dirigimos hacia la derecha, para llegar a la zona del lago y puentes colgantes. El lago es el centro del parque y cuenta con tres islas conectadas por puentes que simulan troncos de madera. La isla central tiene una montaña de grandes rocas que forma una gruta con embarcadero. Más allá del lago, se encuentra la Gruta del Taxòdium, accesible a través de un pasadizo oscuro que conduce al bosque.

Cerca del lago encontraremos el invernadero de Alfonso Fontcuberta,  un invernadero de 350 m² construido en lo que fue el picadero del fundador, Salvador Samà i Torrents. Contiene más de 75 especies de palmeras y otros árboles tropicales, incluyendo dos ejemplares de Roystonea regia y un Dypsis decaryi.

Otra zona importante es la del bosque. Allí también hay un pequeño mirador y un cerrado con dainas. Este es sin duda uno de los lugares preferidos de los más pequeños.

El parque cuenta con un campo de lavanda, ubicado junto al parterre de áloe vera, florece desde finales de primavera hasta principios de verano. Cerca de allí podréis ver la Torre Mirador (Torre Angulo). Es una torre de 24 metros de altura sobre una montaña artificial, con un diseño que recuerda a las fortificaciones medievales y una cúpula al estilo de Antoni Gaudí.

Otro elemento decorativo importante del parque es el mirador d’Heracles, con  una escultura de Hércules, mostrándolo victorioso tras la caza del León de Nemea, simbolizando el triunfo y el valor.

Finalmente, la Casa Palacio fue la residencia del Marquesat, un gran edificio de 1,100 metros cuadrados de superficie con una mezcla de detalles ornamentales barrocos, rococó y medievales.