Qué hacer en en Granada en dos días

Qué hacer en en Granada en dos días

Este veranos pasamos un fin de semana en Granada y provechamos para volver a visitar uno de los monumentos más visitados de España: la Alhambra.  En esta entrada os explicamos que más hicimos en esta preciosa ciudad del sur de España.

 Día 1:

Por la mañana, visita de la alhambra y  el Generalife.

Nuestro fin de semana comenzó en la Alhambra y el Generalife, cuyas entradas reservamos a través de su sitio web oficial. Optamos por un recorrido autoguiado, lo que nos permitió explorar a nuestro propio ritmo. Aunque el acceso a los palacios nazaríes requiere de un horario específico, el resto de la Alhambra es de libre acceso. Dado que era verano, elegimos la primera hora de la mañana para visitar los palacios, lo que nos dio la oportunidad de disfrutar de la Alcazaba antes de nuestra entrada programada.

La Alcazaba es la parte más antigua de la Alhambra. Se piensa que antes de su construcción y la llegada de los musulmanes a Granada existieron diversas edificaciones en la misma zona. La primera noticia que tenemos de la existencia de la Alcazaba granadina data del siglo IX, en el que se supone que fue construida por Sawwar ben Hamdun durante la lucha entre árabes y muladíes. 

El conjunto actual se lo debemos a Mohamed I, quien amuralló el anterior castillo, levantó defensas, tres nuevas torres, con lo que convirtió a la Alcazaba en una auténtica fortaleza, donde el monarca establecería la residencia real.

La siguiente parada en la visita de la Alhambra son los palacios Nazaries. Esta zona tiene acceso restringido. Para entrar hay que comprar entradas para una hora concreta y estar unos minutos antes en la cola de acceso. Las entradas para visitar los palacios nazaríes son nominales y hay que presentar el DNI para entrar, incluidos los niños.

Nuestra visita continuó por los palacios nazaríes, un conjunto de tres palacios: el Mexuar, el Palacio de Comares, y el Palacio de los Leones, cada uno con su propia historia y singularidad. El Mexuar, utilizado para reuniones del Consejo de Ministros y audiencias del Sultán, es uno de los espacios más antiguos. El Palacio de Comares, la residencia oficial del sultán, destaca por su imponente Salón de Embajadores, en tanto que el Palacio de los Leones famoso por su patio central, que cuenta con una fuente sostenida por figuras de leones, una obra maestra de la escultura islámica que simboliza el poder y la protección

Después de visitar los palacios nazaríes nos dirigimos al Generalife. El Generalife es la villa con jardines habitada por los reyes nazaríes de Granada como lugar de descanso. Fue concebida como villa rural, donde jardines ornamentales, huertos y arquitectura se integraban, en las cercanías de la Alhambra. Ese huerto real era común en las cortes hispano-árabes y es fruto de las reformas y añadidos que le aportaron los diferentes sultanes. Por sus elementos decorativos más antiguos, el palacio debió de construirse a finales del siglo xiii. Al final de la visita volvimos hacia el Palacio de Carlos V.

Por la tarde, paseo por el Albaicín.

Por la tarde, aprovechamos para pasear por el barrio de Albaicín. Empezamos por la carrera del Darro y continuamos por el paseo de los tristes. Volvimos al centro paseando por la calle de las teterías.

Día 2:

Por la mañana visitar monumentos Andalusíes.

Al día siguiente aprovechamos para visitar algunos monumentos andalusíes. Compramos una entrada combinada para visitar cuatro monumentos en un día: el bañuelo, el Horno de oro y el Palacio Dar Al-Horra y Corral del carbón. La casa de Zafra la visitamos también, pero tuvimos que pagar la entrada a parte.

Los monumentos anteriores con excepción del Corral del carbón se encuentran en el Albaicín por lo que pueden visitarse paseando porque están próximos entre ellos. Empezamos visitando el bañuelo,  un Hammam con tamaño más reducido que los baños reales de la Alhambra. Data del siglo XI-XII de etapa zirí.

Continuamos con la casa de Zafra que fue construida en el siglo XIV y aunque desconocemos a sus propietarios originarios, estos debieron ser una importante familia nobiliaria del reino nazarí.

Nuestra tercera parada fue el horno de oro o la llamada Casa Morisca de la calle Horno de Oro, que es en realidad una pequeña casa nazarí de una sola planta, a la que se le añadió en el siglo XVI un segundo piso.

Acabamos en el Palacio Dar Al-Horra, que fue llamado así por haber sido la residencia oficial de Aixa la-Horra, mujer de Muley Hacén y madre del último emir granadino, Boabdil.

Tras la conquista fue cedido por los Reyes Católicos a Hernando de Zafra quien lo convirtió en su residencia. En Dar al-Horra se firmaron en 1493 diversos acuerdos con la nobleza mudéjar granadina a la que se convenció para que pasara con su depuesto emir a Marruecos.

 

Por la tarde paseo por la catedral de Granada y la Alcaicería.

Por la tarde paseamos por la zona de la Catedral. Además de visitar la Catedral, visitamos la Plaza de Bib-Rambla. Esta plaza es conocida popularmente por los granadinos como Bibarrambla, es uno de los espacios más transformados y antiguos de la ciudad.

 Muy cerca está la Alcaicería que está dedicada a las tiendas de artesanía granadina, donde se venden la popular loza de Fajalauza, la incrustación de madera, y las farolas de cristal coloreado. La Alcaicería de Granada es un barrio típico de la cultura musulmana, formado por estrechas callejuelas en torno a las cuales se alineaban las casas y se ubicaba el zoco o el mercado donde se fabricaba y vendía la seda.

Los restos del palacio de la madrasa, situado frente a la capilla real, son una parada interesante de pocos minutos. El Palacio de la Madraza fue la sede de la Escuela Musulmana de la Ley Coránica que fundó Yusuf I. Tras la toma de la ciudad, el edificio fue convertido en Ayuntamiento, reuniéndose en este lugar los Caballeros que gobernaban la ciudad. Un arco de herradura da acceso al elegante mihrab, único espacio del edificio islámico que se conserva.

Para acabar visitamos el Corral del fue construido en la primera mitad del siglo XIV, teniendo como función la de almacén y punto de venta del trigo, además de alojamiento para los mercaderes que lo traían a Granada.

Alojamiento

Nos alojamos en este bonito y céntrico piso, «El Almírez«. La anfitriona fue muy atenta y amable. El apartamento está situado en pleno centro de Granada, por lo que se puede ir caminando a todas partes. Tiene una terraza pequeña interior muy acogedora.

Sobre el Autor

Sé

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *