Autor: granludo

Escapada a Corfú con un bebé

Corfú (o Kerkira como la llaman en griego) es la más grande de las islas Jónicas. Estas islas están situadas en la costa occidental de Grecia en el mar Jónico, al sur del adriático. Oí hablar de Corfú por primera vez hace muchos años en la película de James Bond titulada “Sólo para tus ojos”. La isla de Corfú era el escenario de los amores de Roger Moore con una de las chicas Bond (en este caso Jacqueline Bisset). Y como no podía ser de otra forma, Roger Moore se paseaba por el palacio de Achilleion para tomarse unos ouzos. El Palacio de Achilleion fue la famosa residencia de Isabel de Babiera (más conocida como Sisí emperatriz).

Viajamos a Corfú por trabajo y tuvimos la suerte de poder visitar brevemente la isla. Nuestra ruta fue de lo más inusual. Llegamos a Venecia con nuestro hijo que en ese momento tenía 8 meses. Después de pasar con el un par de días embarcamos en un ferry de la compañía Aneklines con dirección a Corfú. Allí pasamos tres días y después volvimos de nuevo en ferry a Venecia para tomar el vuelo de vuelta hacia España. A continuación os contamos como fue nuestra escapada a esta bonita isla griega.

Lee mas

Consejos para viajar con niños pequeños

Cuando nació nuestro primer hijo continuamos viajando, aunque sustituimos los destinos lejanos por otros de corta o media distancia. A pesar de que seguimos viajando, algunas cosas cambiaron. El equipaje aumentó para incluir pañales, toallitas, mochila de porteo o carrito, biberones etc. El ritmo del viaje también cambió. Ya no pudimos viajar como lo hacíamos antes, tuvimos que adaptarnos a las necesidades de nuestro pequeño. Los viajes eran más cansados ya que no dormíamos las noches enteras (hasta que cumplió los tres años), no podíamos hacer tantas visitas/excursiones y algunas no consideramos oportuno hacerlas con un bebé tan pequeño. Pero al nacer nuestro segundo hijo, la cosa se complicó, no sólo teníamos que ocuparnos de un niño sino de dos…

Viajar con dos niños pequeños transformó nuestra manera de viajar. Lo primero fue el cambio de ritmo. Sin darnos cuenta nos pasamos al Slow Travel, sin siquiera saber lo que era (podéis leer nuestra entrada “Slow travel: una opción mejor para viajar con niños”). El segundo cambio fue a nivel logístico. Con los años habíamos aprendido a viajar con poco equipaje, pero con los niños tuvimos que incorporar un montón de cosas para ellos: cochecitos, más ropa, biberones, pañales, cuentos, juguetes, etc. El tercer cambio afectó al tipo de viaje. Empezamos a buscar lugares donde los niños pudieran disfrutar y cambiamos los viajes largos en avión por los viajes en coche.

Lee mas