El Cairo, ,القاهرة Al-Qāhira , la ciudad triunfante… wow. Como explicaros algo sobre El Cairo… mejor citare de forma abusiva pero justificada al, gran Neal Stephenson (segun Uri Nieto el Steve Vai de la literatura) ..

Bien, El Cairo era una especie de complice de lo que allí sucedía. Era lo suficientemente grande como para tragarse a un ejercito, y lo suficientemente sabia para comprender cualquier plan, y lo suficientemente antigua para haber sobrevivido a pueblos, naciones y religiones. Así que allí no podía pasar nada sin el consentimiento de la ciudad. (Neal stephensonn «La confusión» volumen 2 del ciclo barroco , primera parte, ediciones B coleccion Nova nº178 página 268)

El Cairo se desparrama a ambos lados del Nilo al borde del delta (en el que se encuentran ciudades tan legendarias como Alejandria o Roseta ), es decir, hace de bisagra entre los dos Egiptos, el fértil delta del norte y el nilo del sur … que se extiende hasta la presa de Aswan que inunda con el lago Nasser el norte de Nubia. El Cairo va fagocitando los pueblos ( cuidades!!) de sus alrededores integrándolos en una mega urbe de 60 x 40 kilometros… La población efectiva de esta mega área urbana es de 40 millones de personas y unos cuantos camellos.

Incluso si Jack no hubiese sabido ( …) que Egipto era el país más antiguo del mundo, de habría dado cuenta tras unas horas de lento paseo por las calles de El Cairo. Lo veía en las caras de la gente, que eran una mezcla de todas las razas del las que habia oido hablar y otras de las que no. Cada rostro contaba tantas historias como todas una galera llena de esclavos. Lo mismo con las casas, que estaban construidas parte en piedra, parte en madera, tan antiguas y retorcidas que parecían petrificadas, y en su mayoría de ladrillos fabricados a mano toscamente cocidos, algunas con aspecto de haber visto pasar a Moisés. Se derribaban tantos edificios como se construían, lo que era razonable, ya que todo el espacio estaba ya ocupado, y lo único que se podia hacer era desplazar los materiales de un lado a otro(…). Incluso las Pirámides tenían un aspecto dentado como si las etuviesen usando como cantera.(Neal stephensonn «La confusión» volumen 2 del ciclo barroco , primera parte, ediciones B coleccion Nova nº178 página 269)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_2304