Estamos preparando las maletas para nuestro próximo viaje. Es un viaje en familia, en el que haremos una ruta en coche de 16 días. Los niños preparan sus maletas. Ponen algunos juguetes y peluches, un par de cuentos, un cuaderno y el estuche con los bloques de cera para dibujar.

En vez de llevar rotuladores que se secan si se dejan destapados y manchan la ropa, nuestros hijos utilizan bloques de cera como los que veréis más abajo.

Estas ceras están elaboradas con materiales naturales, no se rompen fácilmente si se caen al suelo y no se secan como los rotuladores al dejarlos destapados. Para los más pequeños, estas ceras tienen forma de pequeños bloques. Cuando los niños crecen sustituyen estas ceras con forma de bloque por las ceras con la forma cilíndrica que todos conocemos.

¿Por qué esta forma de bloque?

Pues porque esta forma se adapta mejor a las manitas de los más pequeños. Pueden cogerlas de cualquier manera, dibujar utilizando cualquier esquina o canto o lado. Con el uso, las esquinas se van redondeando y los bloques van tomando forma de pequeñas piedras redondeadas.

Fuente de la imagen: aquí.

¿Por qué van bien para ir de viaje?

En primer lugar ocupan poco espacio, son pequeñas y caben en cualquier lugar. Además los más pequeños sólo utilizan los colores primarios. En segundo lugar, les permite dibujar en cualquier momento y plasmar las experiencias que han vivido en el viaje. Un ejemplo.

Hoy hemos visitado, el Labyrinthe de mais des chateaux en el Périgord Noir. Se trata de un laberinto construido en un campo de maíz. Después de recorrer el laberinto los niños han descansado en una zona de juegos que hay en la granja donde se encuentra el laberinto. En la zona de juegos, había columpios, un arenero entre otras cosas. Esta tarde, mientras nosotros descansábamos en la gîte, nuestro hijo mayor ha hecho este dibujo que recuerda la vivencia que ha tenido por la mañana en el laberinto de maíz.

¿Cómo son los cuadernos que utilizan los niños para dibujar?

Son cuadernos con hojas grandes y lisas. Sin rayas, ni marcos que delimitan la zona para dibujar. Según las recomendaciones de la maestra, no debe haber márgenes ni otros elementos que limiten la zona de dibujo. Estos marcos sólo limitan la expresión del niño. El niño debe poder utilizar toda el área del papel para dibujar y desarrollar su creatividad. No se utilizan dibujos impresos en blanco y negro para colorear en ningún momento porque no ayudan a desarrollar su creatividad.

¿Y por qué es tan importante el desarrollo de la creatividad?

Porque es la forma en que los niños podrán desarrollarse en un futuro incierto, que cambia cada vez más rápidamente gracias a las innovaciones científico-tecnológicas.

Si viajáramos atrás en el tiempo a 1800 y viéramos como vivía nuestro tatarata tara abuelo, el mundo en que nació sería muy parecido al mundo en que murió. Eso ya no pasa. El mundo en el que nacimos, no se parecerá en nada al mundo que dejaremos al morir. Para prepararnos para ello, es esencial el desarrollo de la creatividad.Y el problema es que en la escuela no se trabaja suficiente el desarrollo de la creatividad. ¿Por qué?. Porque  la mayoría de sistema educativos actuales no están pensados para que los niños desarrollen su creatividad, sino todo lo contrario. ¿Cómo? Pues, porque muchos sistemas educativos se basan en marcos pedagógicos que están desfasados y anticuados. La mayoría de sistemas educativos actuales se basan en la jerarquía siguiente: matemáticas y ciencias en la parte superior de la jerarquía (como materias básicas o esenciales), humanidades en la parte media y las materias artísticas en la parte inferior (como materias menos importantes). El motivo principal del uso de esta jerarquía es que fue pensada para sistemas educativos que fueron creados en el siglo XIX, en medio de la Revolución Industrial, cuando esta jerarquía ofrecía las mejores oportunidades de éxito en aquella sociedad. Pero la situación ha cambiado.

Según comenta Peter Diamandis en su libro Abundance, y Ken Robinson en su charla “Do schools kill creativity?”, en el mundo actual, un mundo o realidad que cambia rápidamente gracias a las innovaciones científico-tecnológicas, las ideas creativas representan el recurso más necesario. Nadie sabe cómo será el mundo dentro de 10, 20 o 50 años. Cómo habran cambiado las cosas. Por ello, hay que buscar una buena manera de preparar a nuestros hijos para ello.

Nuestros sistemas educativos no preparar a nuestros hijos para el futuro, porque están basados en un sistema de aprendizaje de conocimientos o hechos que hay que memorizar o aprender, cuando Internet, pone cualquier concepto a nuestra disposición inmediatamente. Esto significa que en las escuelas, entrenamos a nuestro hijos en habilidades o competencias que no necesitaran mucho, mientras ignoramos las que son esenciales.

Según Diamandis, enseñar a los niños a alimentar su creatividad y curiosidad, ofreciendo mecanismos para estimular el pensamiento crítico, son herramientas clave para prepararlos para un futuro que cada vez cambia más rápidamente.

Según Ken Robinson, todos los niños nacen siendo artistas y hay que buscar mecanismos para que continúen siendo artistas. Las escuelas no ayudan a mantener al artista que todos llevamos dentro al nacer. Además, la inteligencia es dinámica, con lo que la creatividad a menudo florece de la interacción de diferentes disciplinas o de diferentes formas de ver las cosas. Y la inteligencia no es siempre igual. Algunas personas tienen más atracción por materias intelectuales, mientras otras tienen más atracción por materias artísticas.

Una de las formas para desarrollar la creatividad es a través del arte. Cuando dibujamos expresamos nuestros deseos, ideas, impulsos, emociones etc. El dibujo impregna el aprendizaje de calidez, imaginación originalidad y entusiasmo. Permite centrar, disciplinar y ordenar la voluntad.